viernes, 31 de diciembre de 2010

¿Ondas o partículas?


Dos patadas a un porro y la idea de la muerte que no lo deja dormir.

El puto año que se extingue en su última mañana y un pequeño rayo de su luz que se cuela en el cuarto insomne... Sus ojos abiertos, la pared, el pequeño rayo de luz, los ruidos de la mañana, la muerte...

domingo, 12 de diciembre de 2010

OFF


Lo leí hace mucho, en muchos libros, en muchas lenguas; lo acabo de ver en televisión (con subtítulos)... ¡TODOS vamos a morir! Me quedaré despierto para despedirlos y cerrarles los ojos. Pondré monedas sobre sus párpados y diré cada uno de sus nombres por última vez.

...y así, cuando con los ojos cerrados diga mi nombre, terminará la historia de los hombres.

sábado, 4 de diciembre de 2010

31!


31! (Hace diez años hubiese sido Blackjack!)... No puedo asegurarles estar por estos lares dentro de diez años; espero que sí.

¡Feliz Cumpleaños a mí!

jueves, 2 de diciembre de 2010

Me dijo sonriendo


 ¿Qué es lo más importante en la vida?  —le pregunté.

 Vivir  me dijo sonriendo mi hijo de casi cinco años.

domingo, 28 de noviembre de 2010

Objeto inanimado, por oposición a ser viviente


No sé cuantos libros he leído. Fuera de la posibilidad  poco probable de ser alguien sumamente organizado que registra minuciosamente algo tan trascendente como cada libro leído, está la otra de haber leído un número bastante reducido de estos. He leído MUCHOS; aprender a leer y empezar a leer libros fue algo casi simultaneo. Uno de los primeros regalos que recuerdo fue 'Marco, de los Apeninos a los Andes' de Edmundo de Amici (quizá de ahí mi temprano interés por la geografía), a este siguieron aquellos que encontré en el área que ocupaba la casa de mi niñez. Ser sorprendido por un familiar mientras leía 'Memorias de una cantante alemana' me mostró que había libros que no debía leer, o, que al menos, no debían estar al alcance de un niño de escasos siete años. Diré en mi defensa que lo que llamó mi atención fue la referencia geográfica del titulo, y, que cuando comencé a leerlo, descubrí otros intereses además de la geografía y el canto.

Los libros son una cosa maravillosa, 'COSA MARAVILLOSA'. Tomemos la segunda acepción que da la RAE a 'cosa': «Objeto inanimado, por oposición a ser viviente». No puedo mas que maravillarme ante esos 'objetos inanimados' que descubrí en mi temprana infancia y que desde entonces me acompañan a casi todos lados. Hablo del libro físico, de ese cuyas páginas cambian de color y de significado cada vez que las vuelvo a ver-releer. De ese que se ríe de esos artilugios mágicos-modernos que dicen pueden contener a infinidad de ellos; más no su olor, ni las gotas de café/vino que derramamos entre sus hojas, ni nuestras notas manuscritas (esas que tanto nos intrigan al comprar libros usados). Hacemos único cada ejemplar a fuerza de subrayados, de dedicatorias, de notas al margen...

Son TANTOS lo libros que no he leído. Sé que hay libros que me esperan llenos de algo que necesito.

P.D: ¿Dónde habrá parado ese ejemplar de 'Memorias de una cantante alemana' que se convirtió en el primer libro que comencé a leer sin poder terminarlo (por decisión de otros)?... aún no sé qué pasó con esa señora.

P.D2: Si alguien me quiere regalar algo, que me regale un libro. Así veré que tanto me conoce/lo conozco.

P.D3: Eso de P.D2, fácilmente pudiese ser sustituido por 'indirecta-directa pocos días antes de mi cumpleaños'.

P.D4: Al terminar de releer La Naúsea retomaré el Ulises.

jueves, 25 de noviembre de 2010

Quiso...


Cansado de correr, se detuvo; caminaría el resto del trayecto. Sabía lo que iba a encontrar, no había porque apresurar las cosas. Imaginó y planificó la escena infinidad de veces. Estaba seguro que al llegar, solo notaría pequeñas diferencias producto del libre albedrío de algunos; quizás la señora que decidió probar otro pan después de pelear con su panadero de toda la vida; la pareja que tomaba café mientras decidía que le tocaría a cada uno en la separación; el inspector de la oficina de impuestos que quiso adelantar trabajo y así poder tomarse la tarde del viernes para leer mientras esperaba su turno en el banco. Barajó todas esas opciones mientras anudaba los cordones de sus zapatos; primero el izquierdo,  siempre con nudo doble.

Ya el aire mostraba lo que dejó oír hacía pocos segundos. Un humo denso lleno de gritos y sirenas lo rodeaban anunciando la cercanía de la escena tantas veces imaginada.

La violencia... La realidad... La muerte.

Nada era como lo imaginó. Nada tuvo sentido... Quiso volver a anudar sus cordones. Quiso volver sobre sus pasos. Quiso volver a otros tiempos donde poner bombas no encontrase justificación de ningún tipo. Quiso poder olvidar esos cuerpos que hasta hacía poco eran niños felices...

miércoles, 24 de noviembre de 2010

__________________________


Acá debía ir una entrada que tratara sobre ________________________________ ; disculpen, pero no encontré darle coherencia a todas esas ideas sueltas que he escrito sobre el tema. Saben lo difícil que es escribir sobre _______________________________ sin caer en lugares comunes.

Me niego a escribir una entrada solo para poder decir en Twitter que mi Blog tiene una nueva entrada.

P.D: __________________________________

martes, 16 de noviembre de 2010

...


Inercia-existencia. Convicciones-fango. Aquí-ahora. Finitud-horizonte de sucesos. Realidad-percepción... GAME OVER

domingo, 17 de octubre de 2010

Tacto


Cerró los ojos, sabiendo de antemano que no haría ningún tipo de diferencia. Su mano fue palpando cada uno de sus rasgos, la textura de su cabello, la forma de sus orejas, su barba de varios días. Sintió sus labios y el pausado ritmo de su respiración. Recordó las noches de insomnio en las que imaginaba su rostro, mientras en la calle, las sirenas interrumpían cada tanto su imagen táctil. La recordó a ella. Recordó sus manos y su voz, esas que tantas veces le dibujaron su rostro y su cuerpo. Recordó la llamada que le decía que no era único. Esa voz que le dijo que un cuerpo como el suyo agonizaba en una cama. Recordó cuando supo que los espejos no le dirían nada a un ciego como él.

Prometió aprenderse cada uno de sus rasgos ahora que podía tocarse sin la distorsión que significaba palparse con su propia mano. Pensó que ser gemelo era la cosa menos original del mundo, mientras a sus oídos llegaba el ruido lejano de una sirena. Y fue ahí, en ese instante, cuando todo se fundió. Fue ese cuerpo como el suyo que moría rápidamente, fue ése que imaginó en las noches de insomnio, fue todas y cada una de las palabras que ella dibujó con su voz. Fue ella cuando tocaba su rostro por última vez antes de irse para siempre. Fue ambos lados del espejo...

viernes, 8 de octubre de 2010

De logros y finales


Elevó sus talones y aún así no pudo alcanzarla. Pensé ayudarl@ pero desistí. Los suicidas siempre logran alcanzar la cuerda.

miércoles, 6 de octubre de 2010

Solo quedó esto


«... salió, y con los ojos aún cerrados buscó que el sol calentara su cara. Escuchó sus ruidos y los miró con desprecio. Extendió sus alas ya secas y voló lejos de ahí.»

Así terminaba algo que escribí hace mucho tiempo.

domingo, 26 de septiembre de 2010

A su vida de tres cuartillas se le suma un Blog


Hace ya algún tiempo maté un gato, harán quizás unos diez años de eso. Fue en una de las primeras historias que escribí del Señor Zeta, esta ocurría en su exilio en el amanecer de un año nuevo. Como siempre, escribía sin saber dónde iba a terminar todo y qué o quién aparecería con el siguiente trazo del lápiz. Siempre me ha gustado escribir con lápices, ese extremo rojo y gomoso es lo opuesto a la tecla Enter que es su punta.

Volviendo al felino en cuestión, éste (su recuerdo de gato muerto que yace entre las hojas y líneas de un cuaderno verde que extravié) apareció mientras trataba de conciliar el sueño hace unas pocas noches. Saben, esa hora donde la inmediatez del twitter cesa, dejando frente a nosotros timelines estáticos, sacudidos cada tanto por esos que asoman sus cabezas de tweets insomnes. (No sé que me hizo recordarlo y preguntarme por el cuaderno donde vivió su vida de tres cuartillas). El Señor Zeta lo encontró al fumarse su primer porro de ese año nuevo que no ha llegado, mientras comía el único ratón que conoció su estómago de grafito.

Se me hace imposible no recordar el tigre que decía Borges cruzaba la visión de sus escritos, y que al final de sus días, cruzaba solo su memoria y la voz de María Kodama. Así (Pero en sentido inverso y sin la Kodama) se nos apareció este gato a mí y al Señor Zeta. Primero lo escuchamos detrás de unos arbustos, y unas cuantas líneas después vimos su blanca facha. Sí, recuerdo que era blanco, muy blanco, y que relamía sus bigotes de asesino satisfecho.

Recuerdo mi cuaderno verde, recuerdo la primera mañana de ese año que no ha llegado, recuerdo el cadáver del gato rodeado de niños y de hormigas, mientras el Señor Zeta pasaba a su lado pensando que quizá vio la última comida de un gato blanco que ya no lo era tanto (Ni gato, ni blanco). Recuerdo todo eso además de tantas cosas que no le interesan a nadie. Hace unas pocas noches recordé que ahí, entre apuntes y problemas que en algún momento me importaron, está el cadáver no tan blanco de ese gato hecho de letras.

Solo me queda escribir lo que he escuchado tantas veces: «Nadie es dueño de un gato» (Así guardes su cuerpo muerto entre las hojas de un viejo cuaderno de Termodinámica y lo evoques tiempo después en un Blog que nadie lee).

P.D: Aún no recuerdo donde dejé mi cuaderno verde.

domingo, 12 de septiembre de 2010

Extraña cosa eso de recordar


Recuerdo cuando comencé a escribir en este blog, bueno, en realidad leo mi primera entrada y eso hace que 'recuerde' cosas (extraña cosa eso de recordar). Decía Borges que «el libro es una extensión de la memoria y de la imaginación». Un blog vendría a ser (y que me disculpe von Clausewitz por esta suerte de digresión a su famosa cita) la continuación del libro de nuestras vidas por otros medios.

Al final no somos más que información, nuestro cuerpo no es más que una forma de organización (autoconsciente) de la materia para contener nuestro 'software'. Para los otros, la mayor parte del tiempo solo somos recuerdos. Nuestro ADN es información codificada y el Genoma Humano nuestra piedra Rosetta. Mientras escribo esto, millones de partículas abandonan 'mi cuerpo' para continuar el largo viaje que emprendieron desde la explosión primigenia.

Nuestra existencia es poco más que un instante de la totalidad del espacio-tiempo.

Cuando comencé a escribir en este blog, era(mos) 'otro(s)', mi(nuestra) composición químico-física era distinta, mi vida no tenía esta extensión llamada De memes, proles y THC y sus ventitantas entradas, era unos cientos de tweets y unas decenas de libros más joven, mi hijo conocía menos palabras, y todos estábamos menos cerca del final. Hoy no puedo decir cuánta gente ha visto esta extensión de mi ser, sé que han sido pocas y agradezco a los pocos que han comentado.

Al terminar de leer esto puedes darle arriba a la opción de Siguiente blog y aparecerá la extensión de la vida de otro. Verás más información, y puede que eso sea lo único que quede por estos lados del autor (cosa que no me extrañaría, total, la mayoría de los libros que he leído, los escribió gente cuyo 'hardware' desapareció hace mucho tiempo).

P.D: Sería interesante saber si en alguna oportunidad, este Blog fue la opción presentada por la aleatoriedad después de un click.

P.D2: Eso nunca lo sabré.

sábado, 28 de agosto de 2010

Tienes una solicitud


 Sabes, siempre he querido escribir sobre un tipo de mundo en particular. Desde hace años he tratado de imaginar el mundo si a cada uno de nosotros se nos permitiese ordenar la muerte de alguien sin ningún tipo de consecuencia legal.

 ¿Cómo así? Que si se te viene en gana, ordenas que maten a fulano y ya. ¿O es qué tendrías que matarlo tú?

 Coño, por eso llevo años pensando la vaina. A veces imagino una cosa tipo red social donde ubicas a la gente y le das un unfollow eterno. Otras veces imagino que sea una vaina medio mágica. Estás en tu casa, crees que es el momento idóneo y ¡Zas! el tipo cae fulminado.

 Me suena más coherente lo de la red social. La opción mágica daría cabida a otras cosas, y al final vas a terminar con una suerte de Harry Potter nefasto y tanatológico.

 La cuestión giraría en torno a que cada persona en el mundo está autorizada a desear la muerte de solo una sola persona. De como la vida de cada uno de nosotros estaría a merced de los deseos de los otros. Una lotería, con un premio que nadie desea.

 Te confieso que la idea da para pensárselo. En este mismo instante se me ocurren varios que se pudiesen sacar mi premio gordo. Claro, lo pienso mejor y no sé si este sería el momento de usarlo. De vivir en mundo así las cosas serían muy distintas.

 Sí. Capaz ninguno de los dos estuviese acá. Hace rato nos hubiésemos sacado nuestro premio y chao con nosotros.

 Ajá. ¿Y la gente sabría si lo escogieron? ¿Les llegaría un aviso con el plazo que le queda por estos lados?

 Ya veo que sigues imaginando la cuestión como una red social. ¿Te imaginas?. «Tienes una solicitud de muerte». También está la cosa que uno sepa quien le deseo la muerte. Creo que sería mejor que la gente no se entere. Aunque capaz y salgan aplicaciones pajúas como Ve quién buscó tu perfil y te quiere eliminar de este mundo.

 Coño, qué daño le ha hecho a este mundo eso de las redes sociales y la vida 2.0. El humor como que se uniformó. Todos usamos las mismas referencias. Se muere alguien medio famoso y un viaje de gente escribe el mismo tweet 'chistoso'... Joder, que me salió hasta en verso.

 Creo que habría una edad legal para usar ese 'derecho'. Tampoco podrías matar a alguien por debajo de esa edad. Creo que esas serían las únicas limitaciones. Bueno, tampoco se podrían matar embarazadas.

 Bueno, ya está. Encontraste algo en lo que podemos ocuparnos durante el tiempo que nos queda por acá.

 No creo que sea para tanto. Quizá la vaina no pase de esta conversa. A lo mucho una entrada en un blog.

 Bueno, ya veremos. Tenemos todo el tiempo desde ahora hasta que se cumpla nuestra sentencia. Un libro escrito por dos sentenciados a muerte puede que tenga algún tipo de acogida.

 Tiempo de volver a nuestras celdas. ¿Me prestas un lápiz?

sábado, 21 de agosto de 2010

Nos regamos por ahí


Entonces uno se va regando por ahí, dejando pedazos en servidores que ni puta idea de dónde diablos están. De alguna forma, todo esto me recuerda el método reproductivo de las tenias.

lunes, 26 de julio de 2010

Número equivocado


—Apenas regresaste y ya todo se volvió una mierda. Eres una especie de catalizador entrópico.

—Sabes que tener criterio propio es mi 'karma', el que eso resulte contagioso, tu problema.

—¡Coño! ¿Es qué no te cansa querer ser 'incansable'? ¿Qué has logrado después de todos estos años de andar contracorriente?

—¡VIVIR!... Así, en mayúsculas. He tenido una vida. Nunca me resigné a ser uno más. Nunca quise vivir sin alarmas y sin sorpresas.

—Nuestros cementerios y cárceles están llenos de gente como tú. Tendrías que ver como terminan rogando por una bala que acabe con su sufrimiento.

—Y dime, ¿Le has hecho ese favor a alguien? ¿Ha sido tu mano la que en algún momento apretó el gatillo?

—Eso es irrelevante. Somos un organismo mucho más complejo que cualquier cosa que hayas conocido. Solo soy una célula más. Lo único que me diferencia del resto es que te conozco por tu verdadero nombre.

—Siempre he querido saber por qué escogiste llamarme así.

—Ya no lo recuerdo, son tantas las cosas que me he visto en la obligación de olvidar. Ya conoces la frase de Borges.

—«Yo no hablo de venganzas ni perdones, el olvido es la única venganza y el único perdón que conozco». Ya veo que no albergas ninguno de los dos sentimientos para con el ilustre cegato argentino... Por cierto, ¿Cómo te va en la Comisión de Censura?

—Eso no te interesa... no, no sigo ahí, ya es muy poco lo que queda por censurar. Hicimos un muy buen trabajo.

—Los felicito. Me toca entonces seguir escribiendo. Tengo dos libros que estaba pronto a colgar en la red, esperaba que los leyeras antes de bloquearlos y agregarlos a esa honrosa lista. Ya veo que hice bien en preguntarte... Te hubiesen gustado.

—Lo dudo... Te confieso que tu talento nos hubiese sido útil más allá de servirnos como combustible para nuestra máquina de censura. Has sido la anomalía mas difícil de eliminar... hasta hoy. Me gustó escuchar tus últimas palabras hijo. Ahora, cierra los ojos y cuelga. Ya todos están en posición esperando únicamente que cuelgues ese teléfono. Les pedí que te dispararan varias veces; en la cabeza. Tú y yo sabemos que de ahí es que vienen todos los problemas.

FIN

jueves, 20 de mayo de 2010

...


Contemplaba absorto la TOTALIDAD, el ABSOLUTO se le presentaba ínfimo y asible, mientras sus pasos calmos no hacían más que mostrarle la finitud del tiempo-mundo de los hombres... La dicha de saberse un dios, la dicha de ser Ateo.

martes, 4 de mayo de 2010

Cruzó... como siempre

Como todos los días desde que vivía de este lado de la ciudad, cruzaba al otro lado desde el mismo lugar.

Como todos los días desde que vivía de este lado de la ciudad, se dijo para sí después de cruzar, "Mañana no cruzaré desde acá como todos lo hacen".

Como todos los días desde que vivía de este lado de la ciudad, volteó el rostro después de cruzar, y el único puente que unía su ciudad le pareció una trampa monstruosa para su libre albedrío.

lunes, 5 de abril de 2010

Cuestión de informarse...


 Es que el peo no es la falta de información, ni que tan difícil sea el que te localicen.  Decía por enésima vez esa noche, que se parecía demasiado a TANTAS otras La gente dentro de poco pagará, si es que ya no lo hace, para que no lo ubiquen, para que les borren todas las huellas digitales, hacerse el loco para con el Gran Hermano.

 Vuelve el perro arrepentido dijo X mientras se tanteaba el bolsillo de la camisa buscando su encendedor  ahora vas a salir con que te gusta la sonoridad de la palabra obvio, casi tanto como la de contrafuerte.

La noche se mostraba cerrada con la oscuridad propia que precede al amanecer, el alba se escondía ya muy cerca, presta a llenarlo todo con su pesada luz de lunes-rutina-normalidad. Quedaban ya pocos cigarrillos y la conversación había caído en esos lugares afines que los hacían soportarse uno al otro, mediando entre ellos una cierta y sincera estima.

El Señor Zeta se levantó he intento darle a sus pasos el ritmo de la percusión plena de beat's y sampleos electrónicos que llenaba el aire mientras atravesaba el humo con el que hace poco llenaban sus pulmones. Miró hacia la calle por la única de las dos ventanas de la habitación que daba a ella, cerró los ojos y trato de recordar el nombre del disco al que pertenecía la canción que sonaba, su rostro fue recorrido por el reflejo de las luces de un auto que doblaba en la esquina.

 Endtroducing, Entroducing, Endtroducing...,  repetía continuamente cual mantra, al mismo tiempo que balanceaba su cuerpo simulando torpemente algo parecido a un trance — ...el tipo se encerró en su apartamento con una pila de discos he hizo tamaño clásico. "Midnight in a Perfect World", lástima que en unas horas estaré rodeado de proles en un mundo por demás imperfecto, y sonoramente desdeñable... una buseta de mierda, llena de proles. PROLES, PROLES, PROLES...  ahora el balanceo cambiaba progresivamente hacia pequeños saltos que no eran más que la elevación de sus talones.

 Coño, pero siempre con la misma güevonada todos los lunes, imagino que dentro de poco empezarás a hablar paja de la gente bajita o de los gordos. No, mejor, dirás que eso de que la apariencia no importa, es fácil decirlo cuando mides 1,80 y tienes buen aspecto, qué como coño va a servirle eso a una de esas enanas gorditas, pelo malo con uno que otro hongo asomando en su piel, tipo que es harto frecuente por estos lares. ¿Sabes qué?, báñate para que no demores mucho tu retorno al imperfecto mundo ese de los habemos y los haiga que tanto te agrada  terminó de decir mientras esbozaba esa sonrisa irónica que con bastante frecuencia acompañaba sus conversas.

 Si vale. Mejor me baño y con la ducha termino de meterme de cabeza en esa mierda rebosante de gente llamada sociedad.

Dio unos pasos hacia la portátil, esperando llegar antes de la próxima canción random. Volteó hacia X al recordar algo que había leído recientemente.

 ¿Sabías que a Adorno no le gustaba el Jazz?

 Capaz y tampoco tuviese muchos halagos para con el puto reguetón.

 No vamos a entrar en profundidades ahora, me guardaré esta conversa para dentro de un rato en la buseta, capaz y el colector es un tipo versado en la Escuela de Frankfurt además de un fan duro de Looney Tunes.

 Si vale, puede que hasta que te eche el cuento completo de los tiros que le dieron a Baby Rasta.

 Cierra los ojos bien, y solamente pide un deseo  —cantó con voz aguda, antes de quitarse la camisa- Libres, responsables y sin excusas, además yo no soy un maleante... de la calle.

Coño, Baby Sartre es que te dicen a ti.

Más nada, existencialismo real, de la calle, del que no porta chigüireo, un lacreo dialéctico mesmo.

 Aire, agua, tierra y fuego.

Clever, clever, los cuatro elementos, solo que te pelaste porque hablábamos de Reguetón, no de Hip Hop.

Joder, es que no recordaba que tu eras Dj 14. Solo que sin el Salón Pirelli y la barbita dibujada.

Se miraron sonreídos, sabiendo que podían seguir por horas y por unas cuantas décadas-centurias de historia, seguros que por ahí vendrían menciones a Derrida, Plejanov, Montejo, Fouché, Islandia y cualquier cantidad de cosas hasta que alguno sacara a colación la Ley de Godwin.

Time to dig another one  —dijo el señor Zeta, encendiendo un cigarrillo  de pana que deberíamos hacer un stand up. Vigilantes intensos que no leen Mi Diario o las mayúsculas también se acentúan.

—Sí vale, aunque para el nombre pudiésemos hacer una lluvia de ideas 'arso nou as' brainstorm en twitter, ¿te imaginás —dijo X, levantándose y caminando hacia la ventana  Pasame un faso y terminá de bañarte, que mientras llega nuestro éxito mediático, necesitamos esos cesta-tickets.

¡Jeje! No son muchos los pillos que pueden decir que le corrieron a dos vigilantes que leen Pitchforkmedia y que discuten de materia oscura mientras escuchan Tristeza.

 Si no, digo, sí si.

Sonó una alarma lejana, la luz plena de lunes ya llenaba el cuarto. El Señor Zeta entró al baño silbando algo que a X le pareció Sigur Rós. Afuera, en la calle, se instalaba otro lunes, mientras el sicario sonreía pensando lo poco común de encontrar una pareja de hermanos gemelos como vigilantes. Esperaba no equivocarse.









sábado, 6 de marzo de 2010

HOPE?

«La esperanza es el peor de los males de los humanos, pues prolonga el tormento del hombre.»
Friedrich Nietzsche


«La resignación es un suicidio permanente»
Píndaro&Manu Chao


...

El mundo necesita más suicidas y menos libros de Paulo Coelho.